lunes, 12 de abril de 2021

Domingo de la Misericordia

 Homilía del P. Luis Palomino,

Después de la misa, varias personas hemos felicitado al padre Luis por su homilía, tanto por el contenido, por el tono, por su sinceridad, por su llaneza y cercanía.

Además de la octava de Pascua celebramos el Domingo de la misericordia, del perdón, así introducía su homilía, entrando de lleno en el evangelio.

Se detuvo primero en el pasaje del miedo de los discípulos, y sobre todo en las palabras de Jesús: “no tengáis miedo”. Los apóstoles tenían miedo, nosotros también tenemos muchos miedos, a la muerte, la enfermedad, a un futuro incierto, etc. Para reforzar estas palabras de Jesús “no tengáis miedo” recurrió el Padre Luis a su querida santa Teresa de Ávila: “Dios siempre se pone de parte de los valientes”  

Otro momento del evangelio de gran trascendencia, en que nos podemos ver representados muchos hoy en día, fue cuando Jesús le dice a Tomás “…no seas incrédulo sino creyente… ¿Porque me has visto has creído?... Bienaventurados los que sin haber visto han creído”. Aquí entramos todos nosotros. Todos, sin duda hemos visto la mano de Dios en algún momento y de diferentes maneras, unas veces a través de personas que nos han dado testimonio de Él con su conducta o ayudándonos en momentos críticos, otras veces nosotros mismos hemos experimentado su presencia a través del arte, la naturaleza.

Pero, sobre todo, tenemos a “ese otro yo” que nos habla en lo interior de nosotros mismos, con el que estamos en permanente conversación, en un monólogo interno, y nos hace recapacitar en lo que hemos hecho a lo largo del día. Aquí recurrió a otro de sus santos, San Ignacio, el cual recomienda hacer una recapitulación al final del día para conocernos como somos en realidad.

Insistió mucho aquí en que debemos esforzarnos en huir de la negatividad, ya que el mal se vuelve contra el que lo practica y además perjudica a otros. Para ayudar a rectificar el mal en nosotros nos recomendó la confesión, al menos una vez al año o en peligro de muerte, porque la iglesia tiene poder para perdonar, en virtud de las palabras de Cristo y en su sacrificio por todos en la cruz.

Terminó exhortándonos a no tener miedo, y en todo caso solo tener miedo a ser malas personas.

P. Luis, párroco de la parroquia de la Divina Pastora, de San Fernando



sábado, 10 de abril de 2021

¡Abraza tus sombras!

 
José Luís Nunes Martins


 
Tu vida es un mensaje. Que tu existencia sea un mensaje de esperanza para quien la mire. Que los otros vean en ti la prueba de que todos tenemos la posibilidad de ser felices en este mundo, a todas horas y en cualquier lugar, todos los días.
 
Deja que los otros te lean. Hoy, más que los héroes, son necesarias personas corrientes, capaces de estar en el mundo con ganas de vivir. Abiertas a lo inesperado, sin la arrogancia propia de aquellos que creen que ya nada les puede sorprender.
 
La admiración no siempre lleva a pasar a la acción. Tal vez porque solemos colocar los modelos demasiado altos, a un punto tal que resultan inaccesibles, y muchas veces se hace intencionadamente. Los ejemplos a seguir deben ser los de personas como nosotros, que, de una manera u otra, consiguen encontrar la forma de hacer lo correcto.
 
Es urgente que alguien vaya al encuentro de otros sin juzgarlos, casi como haciéndose culpable.  El orgullo no se vence con un orgullo mayor, porque solo con humildad se llega a lo más importante.
 
Cada vez se da más valor a lo secundario. Lo esencial es sencillo. Lo principal es aquello que satisface nuestras necesidades básicas. Todo lo demás es superficial y bastante pasajero.
 
¿Has reparado ya que la vida pasa?
 
¿Dónde ha quedado el niño que fuiste? ¿Y el adolescente que fuiste después? ¿El joven adulto que miraba el mundo con el deseo de hacerlo mejor?
 
Si nos apercibimos, morimos y nacemos cada día.
 
¿Qué podemos hacer? Habrá quien ignore o finja que tal cosa no sucede; ¡habrá quien resista, como si eso fuese posible! Y hay mucha gente que se entristece con la resignación propia de quien se siente engañado.
 
Tal vez lo mejor sea que aceptemos la vida tal como es. Debemos abrazar incluso nuestra propia sombra, lo menos bueno de nosotros. Aceptando las pérdidas como parte del camino. Vivir y también ir perdiendo fuerzas, amigos, recuerdos, sueños.
 
Nunca es tarde para vivir y ser un gran amor.
 
Incluso porque el camino hacia el cielo de mucha gente puede pasar por ti

lunes, 5 de abril de 2021

No me apetece recordar

 José Luís Nunes Martins


Casi siempre preferimos quedar como estamos. Todos los cambios nos parecen desagradables. Pasamos la vida quejándonos de infelicidad y ante una elección que puede implicar un cambio…nos resistimos mucho, como si ya fuésemos felices.

Es importante que cada uno de nosotros sea capaz de mirar por su bien, encontrar tres o cuatro defectos que son la causa de la mayor parte de nuestras angustias y preguntarse: ¿Prefiero que siga siendo así o arriesgarme a ser feliz?

Los pecados que cometemos contra nosotros mismos no son nada originales. Son comunes a tanta gente que llegan a parecer inevitables. Pero, en verdad, no los son. Es preciso mirarlos bien, y comprender la estupidez y lo innecesarios que son.

¿Quieres continuar entonces siendo así? ¿sí? ¡Mírate otra vez!

No bastan las palabras y la buena voluntad. Hay quien prefiere encontrar disculpas para sus males que por curase de ellos. El reconocimiento es el primer paso, pero no basta.

Es necesario que tengamos el coraje de caminar hacia dentro del vacío de aquello que nos es desconocido. Que osemos ser diferentes, mejores. El terreno pude parecer desconocido y tal vez lo sea, pero es por ahí por donde llegaremos al cambio que precisamos.

Aprende a ser humilde y acepta tus flaquezas. Despierta de ese sueño que te hace rehén de una mediocridad innecesaria, levántate y anda. Haz o que fuere necesario para ser mejor, para ser feliz. Aunque eso suponga un gran desconcierto o sufrimiento propio de quien se ve apartado de aquello que le es habitual. Por malo que sea…

Mira para ti. Encuentra lo que te perjudica. Líbrate de so. Vas a necesitar mucho esfuerzo y paciencia.

Sólo hay una razón que justifica no querer cambiar: ser feliz donde se está.

Tal vez consideres que es mejor de lo que crees. O eso sea nada más que una disculpa. La verdad es que es, porque acomodarse a una debilidad, no una fuerza.

Nadie es feliz sin luchar mucho por serlo.

 


https://agencia.ecclesia.pt/portal/nao-me-apetece-acordar/

martes, 30 de marzo de 2021

Ser libre no es abandonarse

 José Luís Nunes Martins


Hay mucha gente que cree que vivir es solo estar asistiendo a lo que pasa a su alrededor. Como si, a pesar de estar en la escena, no fuesen sino espectadores.

Hay quien considera su vida el simple resultado de todos los movimientos, fuerzas y poderes que están a su alrededor, como si fuesen una simple gota de agua en el océano. ¡Pero no lo somos!

¡Cada vida es una historia. Es crear algo bueno y bello a partir de nada! Pero muchas personas se creen condenadas a ser personajes secundarios de su propia historia, o aún peor, secundarios de la vida de otra persona…

Otros, también mal, consideran que ser protagonista es hacer mucho ruido y gestos grandiosos. No es verdad, el silencio y la disciplina suelen ser formas más efectivas de ser la mejor manera.

Claro que el ejercicio de la libertad incomoda a quien prefiere seguir sentado a asistir y a reprobar casi todo en casi todos.

Es bueno que aprendamos a aceptar que, por mejores que seamos, seremos siempre el villano de la historia de otras vidas. No impórtalo que hagamos, siempre seremos malos y culpables de los males de otros.

Por otro lado, por peores que seamos, siempre habrá quien considere como sus héroes. Siempre contaremos con su comprensión y su perdón, porque nos consideran dignos de su amor. Esos, a pesar de poder estar equivocados respecto de muchas cosas, tal vez nos vean por encima de nuestras elecciones, tal vez sepan que nuestra voluntad de ser felices no siempre encuentra el camino más recto.

Ser libre conlleva la responsabilidad de promover el bien de otros.

Los otros tienen tanto derecho a equivocarse como nosotros. En eso somos iguales. Tal vez el primero en ser capaz de percibir esto alcance más pronto la paz de no pasar la vida condenando al mundo.

Ser libre es también ayudar a los otros a serlo, sin juzgarlos. ¡Es que, sobre todo, no tener que juzgar a nadie nos hace tan felices!

 


https://agencia.ecclesia.pt/.../ser-livre-nao-e-deixar.../

sábado, 20 de marzo de 2021

Una amistad es muy difícil

 
José Luís Nunes Martins


  
Ninguna relación es fácil y cuanto más profunda sea más difícil se vuelve.
 
En la amistad hay dos puntos de partida y dos puntos de llegada. Dos vidas que siempre deben ser independientes y libres. Un amigo sabe cuándo es el momento de acercarse y cuándo es el momento de apartarse.  La amistad supone una distancia grande entre las personas, como si tuviesen siempre espacio a su disposición, aire a su alrededor y tiempo sin prisa.
 
Ni muy cerca, ni demasiado distante.
 
Es esencial que sepamos comprender lo que es el respeto. Eso conlleva aceptar que otras personas lo consideren de forma diferente, pero, aunque lo consideren menos que nosotros, nunca debemos sobrepasar nuestros límites. Si el otro tuviera una idea de respeto más amplia que la nuestra, entonces es la suya la debe ser tenida en cuenta.
 
¡Un amigo no se presta a sí mismo, se da. La amistad es una manifestación del amor. La amistad es un amor con los pies bien asentados en la tierra!
 
¡La felicidad es imposible sin amigos, pero no nos debemos convencer de que los tenemos en abundancia, porque la mayor parte desaparecerá en cuanto que viere el primer relámpago fuerte antes del trueno! Otros revelan que nos son amigos en cuanto no son capaces de estar felices con nuestros éxitos.
 
Un amigo es alguien como nosotros. Ni mejor, ni peor. Capaz de repartir lo mucho y lo poco, las aflicciones y, de la misma forma, las alegrías.
 
Un amigo no muere solo. Con él lleva cuanto le he dado, conmigo queda cuanto de sí me ha dado.
 
Abrir la puerta que existe entre nosotros y el otro, permitiendo la salida, es la llave para que se abra la puerta del cielo para nosotros.
 


https://agencia.ecclesia.pt/.../uma-amizade-e-muito-dificil/
 

sábado, 13 de marzo de 2021

Sigue tu camino. Yo elijo seguirte

 José Luís Nunes Martins




 
Nadie puede dejar de ser libre. Cada uno de nosotros es responsable. Casi nunca por lo que le sucede, pero casi siempre por la forma como responde a lo que le sucede.
 
¡La vida está condicionada por muchos factores, pero nunca hay solo una opción! Cabe a cada uno escoger lo que cree más importante.
 
Ser sabio no es saber muchas cosas, sino saber escoger. La verdadera sabiduría es ser capaz de ver el bien y el mal y… tener fuerzas para resistir al mal y escoger el bien.
 
Es esencial que tengamos tiempo para dialogar dentro de nosotros. Para desahogarnos sinceramente y, con humildad, esperar la respuesta, sabiendo que muchas veces no conseguimos escucharla. El interior de cada uno de nosotros es un mundo, donde acontecen grandes cambios sin nos demos cuenta de ellos.
 
Es importante confiar. Depositar mi fe más allá de mí. Lanzarme en busca de un abrazo que no veo, pero en el cual creo. ¿Y si sale mal? La vida es un constante riesgo de fracaso. Los seres libres, como nosotros, yerran. Pero solo algunos se dejan determinar por el fracaso. Otros, los que quieren ser felices, se levantan y siguen adelante, a pesar de todo.
 
Amar es una elección y si amo doy mi tiempo, me doy. Con generosidad y paciencia. Y cuando hay menos voluntad, me mantengo fiel al compromiso. Porque si no fuese una elección, acabaría poco después y no tendría mérito alguno.
 
Es preciso que demos aquello que es nuestro y que renunciemos a lo que puede hacer más falta al otro.
 
Amar es colocarnos detrás. Seguir. Sabiendo que solo contaremos si fuéramos necesarios.
 
¡Amar es escoger a otro para ser feliz. Es ser feliz con eso!
 


https://agencia.ecclesia.pt/.../segue-o-teu-caminho-eu.../
 

sábado, 6 de marzo de 2021

Que el silencio te guarde del mal

 José Luís Nunes Martins


Cundo estoy más solo, cansado o tranquilo, es necesaria la paz, la busco en la quietud que existe a mi lado… a veces, una simple piedra es capaz de darme una lección. Percibo, por ejemplo, que todas las cosas que existen tienen un propósito y que, en el caso de las personas, tenemos la libertad de decidir. Pero no basta elegirlo, después hay que cumplirlo.

La piedra siempre será una piedra, pero yo, para ser quien soy, es necesario orientar lo que pienso, digo y hago en el sentido de construirme, a pesar de todo lo que ocurre a mi lado.

En medio de toda a confusión del mundo, las flore no dejan de ser flores. No para ser más bellas, sino solo para ser lo que son.

Las desgracias mayores no son aquellas que suceden a nuestro alrededor, sino as que dejamos entrar en nosotros y corroen nuestra voluntad de amar y ser felices.

¿Qué me anima? Creer que a pesar de no tener poder para mandar en el mundo a mi alrededor, puedo mandar en mí y escoger un pedazo de mundo donde haya paz y hacer de ese lugar mi morada. Me anima ser capaz de darme paz a mi mismo, cuando todo a mi alrededor está en guerra… hay destellos en mí de una luz que es más evidente cuando todo está oscuro… es pequeña, pero nunca se extingue. ¡Hay quien se rebela porque esta pequeña luz no sea una hoguera enorme, pero la luz que me protege es capaz de prender fuego y quemar todo el mal en mí, si yo quiero que así sea!

¿Cuántas desgracias en mi vida no son culpa del miedo al silencio?

La vida nos exige que suframos con paciencia y en silencio.

Cuando hago silencio en mí y mi entorno, descanso y encuentro la cura para muchos males.

Procura comprender el silencio. Sin eso, nunca entenderás la profundidad de lo que los otros te dicen cuando te aman.



https://agencia.ecclesia.pt/.../que-o-silencio-te-guarde.../